Cómo se contabilizan los estadios que no son propiedad de los clubs. El caso de La Rosaleda

Tiempo de lectura:2 Minutos

En el transcurso del quinto podcast con Málaga Value comentamos que son pocos los equipos que tienen estadio propio (contabilizados en inmovilizado material).

10 de los 41 clubs de la LaLiga (la Real Sociedad tiene a su filial en Segunda) tienen estadio en propiedad: Atlético de Madrid, FC Barcelona, Real Madrid, Valencia, Levante, Real Betis, Sevilla, RCD Espanyol, Elche y Huesca. Excepto el Huesca, casualmente todos en Primera División.

En mi opinión, tener el estadio en propiedad es algo a lo que deberían aspirar todos los equipos para tener un activo (nunca mejor dicho) y gestionarlo de la mejor forma posible para que sea una fuente de generación de ingresos los 365 días del año. Además de la enorme ventaja de no tener que depender de los políticos españoles.

El resto de clubs que no tienen estadio en propiedad utilizan estados municipales o autonómicos, pagando por ello un canon anual (generalmente insignificante para las cuentas del club y muy variable en su importe, como veremos más adelante).

 

¿Cómo se contabiliza en el balance el derecho de uso?

Vimos en el podcast cómo este derecho de uso o concesión está contabilizado en el balance (como inmovilizado inmaterial) y utilizamos el ejemplo del Málaga para explicarlo mejor:

 

En el patrimonio neto aparacerá una subvención de capital. En el pasivo a largo plazo (porque es una deuda) aparecerá una partida de impuestos diferidos.

¿Cómo se va reduciendo en el activo el valor del inmovilizado hasta llegar a cero en el momento final de la concesión? ¿Y cómo se va reduciendo el patrimonio neto y la deuda con Hacienda?

La partida en el activo se va reduciendo vía amortización año a año durante el periodo del derecho de uso. Al igual que se amortiza el inmovilizado material y los fichajes de jugadores realizados.

En la otra parte del balance se van reduciendo simultaneamente las partidas de subvención e impuestos diferidos. Ya sabemos, la partida doble: ACTIVO = PATRIMONIO NETO + PASIVO.

La subvención se va imputando como un ingreso en la cuenta de resultados cada año. Y como este ingreso supone un beneficio para el club, se va aplicando la partida inicialmente prevista para el impuesto de sociedades. Por esta razón (la de los impuestos) la contrapartida del activo no es del mismo importe en patrimonio neto (se puede decir que a la subvención concedida hay que restarle los impuestos a pagar en el futuro).

Vamos a acudir a la fuente original. En las cuentas anuales del Málaga se puede leer esto:

 

¿Cuánto se paga por el uso del estadio?

En la cuenta de resultados, además de los apuntes explicados en el párrafo anterior, hay que incluir el gasto que supone el pago por el alquiler o derecho de uso del estadio.

En el caso del Málaga no aparece en las cuentas anuales el importe del canon o alquiler. Por noticias de prensa he visto que asciende a 180.000 € anuales

Sí aparece en las cuentas anuales que el Málaga no ha pagado este alquiler. A 30-junio-2020 el Málaga tenía una deuda por este concepto (por no pagar puntualmente) de 1,2 milllones.

Informe sobre los alquileres en El Confidencial en diciembre 2019

El 7-diciembre-2019 El Confidencial publicó un magnífico estudio sobre los estadios públicos españoles. Aquí está el enlace: 

https://www.elconfidencial.com/deportes/futbol/2019-12-07/estadios-liga-alquiler-primera-division-segunda-precios_2355456/

Y aquí un cuadro resumen de lo publicado:

Tweet

Cerrar