¿Cuanto quieres al Málaga? Mi artículo en La Bombonera

Tiempo de lectura:2 Minutos

Dejo aquí el artículo publicado en La Bombonera, nº 53, el 20-febrero-2016 (MCF – RMD). 

Quiero dar las gracias a La Bombonera por su publicación, es un honor para mi escribir en una publicación tan grande.

Este año San Valentín ha caído en domingo y me ha hecho escribir esta pequeña reflexión. Ojeando rápidamente el diario SUR, solo minutos después de despertarme, me he encontrado con una tierna viñeta del gran Angel Idigoras. Un par de ancianitos están sentados uno frente al otro en una mesa y se dicen lo siguiente:
-Eres la confirmación de las teorías de Albert Einstein sobre las ondas gravitacionales espacio-temporales que harían posible viajar en el tiempo. -¿Qué dices, Lorenzo?. –Que estás igual de guapa que cuando te conocí hace 50 años.
Después de la inevitable sonrisa, lo primero que uno piensa ante el dibujo y el texto es: “yo me quiero ver así junto a mi mujer”.


Pero mira por donde, unas páginas más adelante, el gran Pachi Idigoras rompe el hechizo. En otra genial viñeta, una muchachita le dice a su novio:
-Te quiero más que al Málaga. -¡¿Tanto?! –Bueno, casi, Juanpi… digo…, Pepe

Cuando este tipo de preguntas han surgido en mi casa, siempre le he dicho a mi mujer, de broma, que me tiene que entender, que conocí al Málaga antes que a ella.
Precisamente comentando estas viñetas, una amiga malaguista nos ha dicho por un grupo WhatsApp: “el único amor de mi vida vuelve a ser el Málaga”
El futbol profesional se ha convertido en los últimos años en una gran industria de ocio que mueve miles de millones de euros. Para que un club sea competitivo necesita generar muchos millones de euros cada año gracias a personas dispuestas a pagar no solo las entradas y abonos sino también los partidos por televisión y sus nuevas camisetas y productos de cada temporada.
Pero, si lo pensamos bien, no solo estamos hablando de dinero. En la base de todo este negocio económico están unos pocos equipos sustentados por sus aficionados más fieles. Aquellos que  declararon su amor a unos colores y nunca los cambiarán por otros. Y que todos juntos pueden convertir al equipo de una ciudad mediana en una gran empresa multinacional. Con el consiguiente beneficio para muchas miles de personas a las que incluso ni les gusta el futbol.
Muchos malaguistas queremos al Málaga y a Málaga muchísimo. Pero somos pocos en relación al potencial que podríamos tener. El Málaga necesita amor. Y eso pasa, en mi humilde opinión, por un nuevo campo el doble de grande, que vaya creando el doble de malaguistas, y por un entorno mediático más constructivo, más malaguista. También hoy he leído una frase genial: “Un hombre es viejo cuando comienza a quejarse en vez de soñar». Me parece a mí que tenemos un entorno mediático demasiado “viejo”, y que nos impide de dar el salto hacia arriba.

Menos mal que La Bombonera y otros medios “jóvenes” están enamorados de nuestro Málaga. A ver si nos vemos viejecitos contándonos batallitas de victorias y títulos.




Tweet

Cerrar