Tiempo de lectura:1 Minutos

Ordenando papeles en casa me he encontrado con esta nota preparada hace algunos años. La dejo por aquí.

SEIS REGLAS PARA UN BUEN INFORME

1. Sea un analista, no un redactor de textos publicitarios

Lo importante son los puntos fuertes y débiles de la empresa y de qué manera pueden afectar al asunto tratado. Por ejemplo, al riesgo de reembolso si se está analizando la concesión de un préstamo.

2. Haga que las cifras hablen por si mismas

Evite presentar demasiadas cifras absolutas. Utilice porcentajes (sobre totales, de variaciones anuales, etc.). Presente las cifras con el menor número de dígitos posible en función de su importancia.

3. Use términos corrientes siempre que sea posible. Y concretos mejor que abstractos.

4. Suprimir las palabras innecesarias

Un informe no será mejor porque tenga más páginas. Es la calidad del razonamiento lo que interesa, pero es mucho más difícil escribir un análisis corto que uno largo, ya que para seleccionar se necesita aplicar criterios.

“Se ruega a los pasajeros que vayan a tomar el tren que antes de subir dejen salir a los pasajeros que llegan. Muchas gracias por su colaboración”. Es mejor: “Por favor, antes de entrar dejen salir, gracias”.

5. Presente al principio el resumen y las conclusiones

No olvide que el lector desea conocer su opinión.

6. Siga un formato prediseñado y estructurado

Un buen informe sigue un esquema claro, centra su atención en el asunto a tratar y no se limita a hacer una descripción general. Sitúa a la empresa dentro del contexto del sector a que pertenece. Identifica las tendencias del mercado y las tendencias de la situación financiera de la empresa. En resumen, constituye una base sólida en la que tomar decisiones.

Tweet

Cerrar